¿Cómo te gustaría que celebráramos los 30 años de Sabor Gaitero?
 
Banner
Banner
Banner
Sabor Gaitero

Gaiteros de Pillopo: un sonido de tradición

“Cuando se canta o cuando se grita se tiene la sensación
de proyectar el ser (cuerpo y psique) más allá de sus límites
y su peso, de invadir y estremecer extensiones ajenas
de atmósfera y materia”

(Emilio Adolfo Westphalen)

La primera vez que escuché el vocablo “pillopo”, pensé denotaba un  remedio casero, su sonoridad me trasladó al mostrador de los antiguos boticarios que expendían Cholagogue, Tabonuco, Tacamaca, Quinina, Píldoras Laverán. Ese sonido me recordaba las pociones que  indicaban los practicantes en la Plaza Baralt para atenuar los males de los citadinos.

Ese vocablo llano de sonoridad percutiva, se convirtió en seudónimo de un hombre jovial, humorista natural de respuestas rápidas y elocuentes; Luis Adolfo Camacho. Él nació en Los Haticos el 27 de septiembre de 1937. En una entrevista en la radio, Luis Adolfo me contó que su mote lo pronunció por primera vez su hermana menor, de su boca nació, era la palabra que la niña balbuceaba cuando intentaba llamarlo. Desde entonces, ese largo fonema “pillopo” lo ha acompañado toda su vida, como estigma de sortilegio. Por ello lo utilizó para darle nombre a su empresa de Auto Escapes en la avenida Sabaneta, con él bautizó a su agrupación “Gaiteros de Pillopo” fundada en 1980 y su compañía de sonido e iluminación, dirigida  por su hijo mayor.

Al inicio del decenio de 1980, Gaiteros de Pillopo era una agrupación modesta, asesorada a distancia por Ricardo Portillo, amigo y vecino de los  Camacho. A ese gran gaitero dedicaron la carátula de su primer álbum, que tuvo poca difusión y recatado alcance.

Su primer éxito vino gracias al aporte de Argenis Carruyo al grabar “El Superior”, tema de Virgilio Carruyo que se colocó en los primeros lugares de las carteleras nacionales:

“La india siempre se esmera
en fabricar lo mejor
el cigarro superior
con marquilla de primera.
A fumar el cigarro muy superior
de fragancia y aroma pura…”

(Virgilio Carruyo, temporada 1982)

En 1983 entra a la agrupación Astolfo Romero y la somete a una reingeniería musical. Surge así su sonido característico de golpe viejo y armonía joven con base en la guitarra, coros impecables y el sonido del cencerro pequeño, utilizado por los timbaleros para marcar el compás en el chachachá. Pillopo lo utilizó al doblar el verso y al repetir el estribillo, en el argot gaitero lo llamaron “el coquito”.  El pionero en ejecutar  ese cencerro en la gaita fue Guaco,  a partir de 1976, en su segunda etapa evolutiva, lo introdujo junto al bongó en temas como “María La Bollera”, más tarde en el tema “Con los Guaco no hay quien pueda” (1978).

Astolfo con su sólido liderazgo logró reunir en las filas de Gaiteros de Pillopo a excelentes cantantes: Daniel Méndez, a quien conocía desde los tiempos fundacionales de Zagalines del Padre Vílchez. Compromete a grabar a Argenis Carruyo temas iconos como “El Paladín”, “El Superior II”  y “Mi Chinita”. Más tarde se une a ellos el  compadre y compañero de Astolfo en Cardenales del Éxito de los años setenta; Danelo Badell. El director musical fue Humberto Bracho, excepcional guitarrista y arreglista, creador del concepto armónico de Pillopo. Junto a Alfredo Maldonado, Tico Carruyo, Gabriel Díaz conformaron el primer núcleo de esa divisa.

Sus primeros éxitos nacionales fueron “La Tienda de Tobías”, de 1983, ganadora del Premio “Virgilio Carruyo”; “El Mercado de los Buchones”, de 1984, ganadora del “Festival una Gaita para el Zulia” y “El Barbero”, de 1985, ganadora por unanimidad de todo los premios como gaita del año. Esas tres composiciones representan lo mejor de la obra imperecedera de Astolfo Romero (1950-2000).

Resumen Festival "Una Gaita para el Zulia 1984"

En el año 1986, ante la salida de Astolfo para dirigir los Cardenales del Éxito reagrupados, en Pillopo surgen como sus principales figuras Danelo Badell, Ozías Acosta y Richard Castro. En esa segunda etapa de la agrupación se destacan temas como “Pa´que Luis” (1987), “Prefiero mi Gaita”, “La Parabólica”, “El Ferry” (1987), “Los Remedios”:

“Si tiene el pecho apretao
y una gripe que asesina
a eso hay que darle un parao
con plasma antiflogitina”

Gaiteros de Pillopo se ha mantenido como una excelente agrupación de alcance nacional, presente en los grandes eventos, en los records reports, colocando temporada tras temporada temas en competencia por la gaita del año. En su larga lista de solistas aparecen los nombres de Luis Escaray, Leandro Lenin Montiel, Nelson Romero, Renny Guerra, Eroy Chacín, Enrique Quiroz, Adolfo Ochoa, Eddy Méndez, Luis Germán Briceño, Astolfo David Romero quien logró “la gaita del año” con el tema “El maracaibero” al lado de Neguito Borjas:

“El maracaibero
siempre recuerda y no olvida
aquello que le dio vida
y en su lista es lo primero
su lago, su sol, su suelo
la gaita y su hermosa China”

(Neguito Borjas, 2002)

Para celebrar los 30 años de trayectoria grabaron sus éxitos orquestados por el maestro José Luis García e incluyeron en sus producciones temas en tiempo de fulía, de parranda central, con un nuevo tratamiento armónico (género folclor-fusión, mal llamado “neofolclor”). Este esfuerzo ha coadyuvado a mantener su vigencia en el público nacional y han logrado arribar a este aniversario con una excelente salud artística.

Luego de recorrer durante 32 años en los escenarios venezolanos, Gaiteros de Pillopo representa un sonido de tradición con una puesta en escena vanguardista, un estilo maduro, consolidado, pero a la vez fresco, vivaz. Para la temporada gaitera 2012 sus solistas son: Adolfo Ochoa, quien además lleva la animación en las presentaciones, Carlos Vílchez, Renny Guerra, Juan León y eventualmente Ozías Acosta; acompañados por Humberto Bracho en el bajo y dirección musical, quien regresa a la agrupación  dos décadas después; Ender Méndez en la tambora, Humberto Añez en el furro y Néstor Guerra en el cuatro, entre otros.

Un vocablo de tres sílabas que comenzó como una forma de expresar el cariño fraternal entre niños en una casa de Los Haticos, que luego fue el apelativo del propulsor del béisbol aficionado en el Zulia, ahora representa una marca musical respetada, nombradía de una de las agrupaciones más importante de nuestro folclor  más raigal: Pillopo.

“Todos se volvieron locos
y no hayan como hacer
para  poder mantener
el swing que tiene Pillopo”

(Luis Escaray, 1992)

Deseo una feliz celebración  a las huestes pillopéricas, un feliz evento de aniversario. Reciban mi reconocimiento y valoración, su iniciador Luis Adolfo Camacho y su señora esposa Nelly, unidos a  todos sus hijos en la gaita.

Visita nuestro álbum histórico de Gaiteros de Pillopo AQUÍ

Twitter: @leonmagnom

 

Fe y Alegría 88.1 se llena de la fe y la alegría de la zulianidad

“No salimos al aire para ser complacientes; amenizar; distraer; hablar pendejadas; ser graciosos; para leer refritos periodísticos, ni para ganar cobres. Salimos al aire para discutir, analizar, cantar y cuestionar colectivamente, junto con cada uno de los dolientes de nuestra ciudad, de nuestra identidad y nuestra cultura, lo que aquí está pasando”.

Así que a partir de este lunes 18 de julio se reactiva el equipo de la zulianidad, gracias al apoyo irrestricto de la directiva de Fe y Alegría 88.1, encabezada por Gerardo Lombardi y Mónica Marchesi; y todo un equipo de colaboradores, amantes verdaderos del apasionado ejercicio de la radiodifusión.

Tan pronto vuelva de las pampas y de su cobertura de la Copa América, regresará Wenceslao Moreno Jr., con una mañana de noticias y deportes, de lunes a viernes de 9 a 10am. Vuelve Sabor Gaitero con León Magno Montiel y Mariana Ferrer Mello, de 10 de la mañana a 12 del mediodía. Estará de regreso, mejor solo que mal acompañado, Ricardo Hernández de 3 a 4pm con todo su Sentimiento Nacional. La juventud carismática e inteligente de Neimarú Alejandra Montiel y Julio Albórnoz tendrá su espacio de 4 a 5pm en Tarde de Talentos. Y la Cuerda e´locos de Yolanda Delgado, Darvin Romero Montiel, Gustavo Colina, Lolita Delgado e Israel Colina se agarraron el prime time de 6 a 8pm para acompañarlos ahora en la vuelta a casa.

Así mismo, continuarán los espacios De Primera Mano, con Rogelio Suárez y Mónica Marchesi, de 5 a 9am; la emisión meridiana de Radio Fe y Alegría Noticias de 12 a 1pm; Al Calor del Deporte, de 1 a 2pm, con Gustavo Pérez, Ángel Bracho, Gilberto González, Ernesto Vera y Claudia Mellado; Wayuunaiki con Jayariyu Farías, de 2 a 3pm; la emisión vespertina de Radio Fe y Alegría Noticias, de 5 a 6pm; y la radio-revista juvenil Al aire pero no revueltos, producida por el Instituto Radiofónico Fe y Alegría, de 8 a 10pm.

Fe y Alegría 88.1 forma parte de la Red Nacional de Radio Fe y Alegría, con 18 emisoras en frecuencia y amplitud modulada, distribuidas en todo el país, y un enfoque informativo, educativo y de entretenimiento, que puede ser seguido desde cualquier parte del mundo a través de www.radiofeyalegrianoticias.net

Fe y Alegría 88.1, con zulianidad te toca y te prende… desde este lunes 18 de julio

 



 

 

Los premios y la gaita

Según su origen, los premios tienen la misión de “re-conocer” el trabajo de los sujetos que los reciben, tienen como finalidad destacar el trabajo realizado por ese creador, esa organización premiada y recompensarlo ante la comunidad.

En el caso de nuestro género musical, la gaita, en las décadas de los 70, 80 y 90 contó con premios muy respetados, honorables, como el “Virgilio Carruyo”, Mara de Oro, Festival de Industrias Pampero; pero ese prestigio que tenían esas organizaciones se esfumó. Hoy en día, sus veredictos sólo sirven para despertar pasiones bajas, que desembocan en una catarsis pública de descalificaciones, insultos, injurias entre los sedientos aspirantes a tales reconocimientos. La mayoría de los galardones, ni siquiera logran llamar la atención del público, son considerados unas chatarras del espectáculo en absoluta decadencia.

Pocos gremios son tan autodestructivos como el gaitero, a lo interno de esa comunidad priva la agresividad, pocas veces se ve una pelea tan desproporcionada, casi a cuchillo, entre las partes de ese todo que llamamos gaita. Es una lucha fratricida, una batalla campal entre coterráneos, una pelea absurda entre colegas por obtener la gaita del año, o el solista del año, por alcanzar el título que se desprende de un viejo vicio de la publicidad norteamericana, que para mercadear un producto lo cataloga como “The best” (el mejor), aunque esté lejos de serlo.

A lo largo de mis 28 años de carrera como locutor y profesional de comunicación, he entrevistado a muchos salseros, a intérpretes de ese género tropical protagonistas del boom de los años 70 y 80, y jamás alguno de ellos descalificó a los otros salseros. Por el contrario, se notaba un silencio respetuoso ante la alusión a un adversario o competidor en mis preguntas. Optaban por el mutismo y el respeto antes de injuriar al colega; buscaban no evidenciar algún roce artístico. Prevaleció una actitud afable, con conceptos cordiales de unos para con los otros. Igual me sucedió con los merengueros, repiten ese sentido de solidaridad y agradecimiento. También con los vallenateros, ahora tan en boga. La excepción en el Caribe la marcamos los gaiteros, somos depredadores de nuestros correligionarios.

El premio “El Zulia elige la Gaita del Año”, organizado por el IMGRA, en las calles de Maracaibo lo parafraseaban como “El Zulia elige la trampa del año”, y alcanzó una alta expectativa en el público nacional, pero la frase más reiterada dentro de la comunidad gaitera fue la descalificación, tildando al premio de componenda. Pareciera que sus organizadores no pensaron nunca en la imagen y promoción del género al que nos debemos, sino en sus caprichos personales. El alcalde patrocinador invitaba al evento y nunca hizo acto de presencia en el mismo, una descortesía total.

Si se organizara “Puerto Rico elige laSalsa del Año”, así como Pedro Arroyo creó “El día de la Salsa” en Borinquen, usted esperaría que en ese festival estuvieran los mejores temas de ese género, con los intérpretes más importantes. De igual manera si fuese “El Merengue del Año” o “El Vallenato del Año”, como bien se organiza el “Festival del Acordeón de Valledupar”, en el departamento del Cesar, con un prestigio bien ganado en toda América Latina.

En nuestros festivales no están las gaitas más sonadas, ni los gaiteros más representativos, sino los que lograron hacer el operativo más exitoso, el dispositivo promocional más efectivo o el “cuadre” más oportuno. Uno se pregunta: ¿Y esa gaita donde sonó?, ¿Quiénes son esos intérpretes?, además de los sectarismos políticos y las reticencias por posiciones políticas o partidistas, que también pasan su factura.

Progresivamente se eliminó el voto por Internet, cercenando la posibilidad real de participación del país gaitero, que de forma entusiasta votó vía web desde el año 2006, y desde entonces se ha creado una cibercomunidad alrededor de la gaita.

Creo que en la actualidad los premios gaiteros representan un estímulo a la división, al latrocinio, y a la corrupción impune. No cumplen con su misión primaria de reconocer los talentos y de promoverlos; por el contrario, atizan la división, la mezquindad entre los hacedores del género pascuero.

Verbigracia el concurso organizado por la Gobernación del Estado Zulia en el año 2011, que resultó un desastre tal, que se vieron obligados a realizar más ruedas de prensa para tratar de justificar sus errores y su fracaso, que para promover sus logros y celebrar el éxito del mismo. El gremio gaitero salió frustrado, disgustado, inconforme con ese maltrecho festival, que resultó otra vil manipulación de la “zulianidad” por parte de la derecha local en funciones de gobierno.

En el Festival de la Gobernación del Zulia, organizado por Fundagraez, todo redundó en un una gran complicidad de amiguismos, un falso sentido nacional del evento,un rotundo fraude al gremio gaitero y a la patria gaitera.

Premio en su etimología significa recompensa (del latín praemium), debería serlo ante el esfuerzo creativo, ante una propuesta estética admirable, no debería devenir en una recompensa a la “payola”, a la manipulación.

Con la mayor presteza deberíamos retomar el sentido originario de los premios, rescatar los más honestos, los más probos dentro de la gaita venezolana y relanzarlos.

Twitter: @leonmagnom

 

El Escaparate rindió homenaje a León Magno Montiel

El equipo de El Escaparate, liderado por José "Joco" González, rindió un sencillo pero emotivo homenaje a la trayectoria de León Magno Montiel, pionero de la radiodifusión de la gaita todos los meses del año, creador del programa Sabor Gaitero y del portal www.saborgaitero.com.

En el marco de una serie de homenajes a las grandes figuras de la radio zuliana, el equipo de El Escaparate convocó a León Magno Montiel a su programa que se emite todos los sábados de 4 a 6pm por Metrópolis 103.9FM en todo el Occidente venezolano, para conversar sobre sus primeras inclinaciones hacia la comunicación, sus inicios en la radio, así como el surgimiento del portal www.saborgaitero.com, por el cual recibió el Premio Nacional de Periodismo en el año 2004.

León Magno Montiel asistió acompañado de su esposa, Marisela Árraga de Montiel, madre de sus tres hijos, Nairuma Virginia, León Magno Jacob y Neimarú Alejandra; y de la actual co-animadora de Sabor Gaitero y editora de www.saborgaitero.com, Mariana Ferrer Mello. En el transcurso de la entrevista salieron a relucir tópicos como su estrecha relación con su hermano Leandro Lenín Montiel, su afinidad con la lectura y la escritura, su gusto por la música académica, y su pasión por la cocina.

Como parte de la estructura del programa, León Magno Montiel participó como narrador de la sección "Un poquito de Fitina", leyendo un texto sobre La Esquina de Mac Gregor. En otra de las secciones respondió a cinco preguntas relámpago en las cuales reveló que su libro favorito es "Canto General" de Pablo Neruda, y que el mejor lugar del mundo para estar es su amada Maracaibo.

Hubo intercambio de obsequios con el equipo de El Escaparate y también con el gran intérprete zuliano Javier Zalez, quien se unió a la conversación para promocionar su primer sencillo "Es que te amo", compuesto por Yasmil Marrufo y que formará parte de su primer disco como solista "Absoluto".

Como parte de estos homenajes a las figuras de la radio en El Escaparate ha participado previamente Moraima Gutiérrez, y el próximo invitado será Pedro Soscún Machado.

Álbum Homenaje a León Magno Montiel en El Escaparate - Fotos por Leonardo Prescott

{gallery}sabor_gaitero/homenaje_elescaparate{/gallery}

Video "Es que te amo" - Javier Zalez

 

 

La gaita en su encrucijada

“Gaitero soy porque la gaita vive en mí
presiento que la llevo aquí 
en medio del pecho cual bandera,
y quiero que ella sea en el mundo la primera
por eso la canto por dondequiera que voy”.

Rafael Rodríguez

La gaita es la forma musical venezolana más extendida en el territorio nacional,  es ejecutada con solvencia en todos los estados de la nación.  Agrupaciones conformadas por los nativos de cada ciudad la tocan y cantan con arte.  La gaita como género folclórico venezolano tiene una  marcada presencia en las emisoras de cada región, con programas en horarios estelares que la proyectan, la promocionan.

Es  información confirmada  la presencia de la gaita en la ciudad de Barquisimeto, allí hacen vida cerca de diez agrupaciones gaiteras,  entre  profesionales y aficionados, conjuntos como Nikitao, Venezuela Somos Gaitas,  Kumarymba, Grey Zuliana y La Alianza entre otros. Las emisoras más importantes de la capital larense tienen en su programación espacios de gaitas de una o dos horas de duración, algunos diarios, otros semanales.  Esa situación se repite en Puerto La Cruz, Valencia,  Margarita, Punto Fijo, San Cristóbal, Mérida, Ciudad Bolívar y especialmente en Caracas y Falcón. En estas dos últimas entidades hay tantos grupos gaiteros como en Maracaibo.

Esta coyuntura ha permitido que en los eventos gaiteros que se producen en cada región, no sea necesario contratar sólo a las grandes agrupaciones gaiteras del Zulia, las de mayor  trayectoria nacional como Gran Coquivacoa, VHG, Pillopo, Rincón Morales o Cardenales, sino que el cartel de los conciertos lo inician las agrupaciones del patio.

A esa diáspora de grupos gaiteros y programas de gaitas, se unen las páginas web que han venido apareciendo y las emisoras que tiene audio en línea como herramienta tecnológica de los nuevos tiempos, es de fácil abordaje y de gran cobertura nacional e internacional. Es el caso de www.lamaracucharadio.com, www.www.saborgaitero.com, www.elescaparate.com.ve, www.gaitazuliana.com.ve, www.nuestragaita.com, entre otras, enmarcadas en la actual sociedad de la información que estamos viviendo.

El principal problema  de la gaita en la actualidad lo representa su orfandad de sellos disqueros que la apoyen,  la carencia de mecenas discográficos que la impulsen, situación que no se explica en estos tiempos porque la Ley Resorte  que impulsa la música folclórica en la programación de cada medio radioeléctrico, exige que el 25% de la música transmitida sea precisamente del género folclore.

Quizá sea el factor  de mercadeo o ventas que impulsa a encerrar a la gaita en una temporada de sólo dos meses; noviembre y  diciembre. Esto hace que su  período de promoción y ventas sea muy reducido, muy limitado. Debemos ampliar la temporada nacional a seis o cinco meses y lograr que las cadenas nacionales de radio entiendan que la gaita es una forma folclórica ideal para cumplir con la cuota de programación que exige la Ley Resorte.

El factor político también ha afectado a la gaita, algunos políticos la han manipulado a su antojo, se realizaron gaitas protestas, panfletarias, dirigidas no por compositores,  las antenas de la raza cantora, sino por políticos, y eso pasó una gruesa factura al género. Las gaitas protestas de las décadas del  60 y 70 aún se cantan, porque son obras de arte,  música con alto valor estético. Muchas de las gaitas que se grabaron después de 2002 son vulgares panfletos,  “gaitas de probeta” que no responden a ninguna inspiración, sino a pura manipulación.

En la gaita, así como en el fútbol, se debe levantar la voz de protesta sin la ofensa personal,  sin descalificación burda.  En el fútbol,  el jugador debe ir al balón y no al adversario, fue el caso de gaitas como “Aló Presidente” y “Pinocho”.  En medio de la tensión política que se vivió, la gaita tenía la misión de ser tregua, compás de alegría y esperanza, como siempre lo fue en las temporadas de las cinco décadas anteriores.

La mala praxis artística propició que excluyeran la gaita de la programación diaria en varias cadenas radiales como YVKE, Unión Radio, RNV y Onda, y en su lugar apareciera el mal llamado “neo-folclor” esa invención de los programadores juveniles para suavizar la música “folclórica cimarrona” y así edulcorarla.  Si es folclor, quiere decir que se conformó con el paso de los años; ¿cómo entonces, puede pretender ser “neo”, es decir, nuevo? Algo contradictorio.

La gaita este año 2012 debe reconquistar esos espacios perdidos,  seguir presente en las escuelas, para ello debe crearse el Instituto Nacional de la Gaita, que impulse la enseñanza del género gaitero en las escuelas primarias, para poner  el  néctar gaitero en la boca a los niños de todo el país,  que lo conozcan, lo recreen, porque nadie puede amar lo que no conoce.  Luchar contra la “payola” o palangre  que imponen algunos productores radiales, sobre todo en la capital del país.

Nuestra gaita venezolana debe permanecer en las  universidades, en conferencias, conciertos pedagógicos, mediante la creación de la  cátedra libre de la gaita, que hace dos años propusimos en el BCV a la profesora Judith Aular, y ella  gustosa y afable aprobó en esa ocasión.

A través del Ministerio del Poder Popular para la Cultura y las instituciones  privadas que generosamente apoyan las manifestaciones culturales, debemos conseguir el patrocinio para poder grabar los discos compactos de los grupos establecidos, grabar su producción anual.

La gaita es una forma musical nacional, es parte de nuestra identidad,  retomemos su bandera, su legado. El maestro Aldemaro Romero afirmó muchas veces que “la gaita era nuestro ritmo venezolano más exportable”.

Estamos aún a tiempo de salvar  la gaita del silencio que la acecha,  aún podemos sacarla de su modorra creativa y encenderla de nuevo en  los corazones  de los que la  amamos.  Sembrar  su poesía y su luz, que llegue  a los venezolanos que esperan conocerla, y que de seguro también la amarán.

Twitter: @leonmagnom

 


Página 27 de 33
Banner
Banner
Banner
Banner