¿Cómo podría mejorarse la elección de la Gaita del Año?
 
Banner
Banner
Sabor Gaitero

Juan Luis Guerra o la música como elevación

Las estrellas de la mañana cantaron juntas,
y todos los hijos de Dios gritaron de alegría"
Libro de Job (Capítulo 38:7)

Cuando se despedía el siglo XX, los cronistas comenzaron a realizar conteos sobre los “cien mejores” en cada campo del saber, del arte y del deporte en términos globales. Revisaron la línea de vida y la obra de cada creador, cada atleta o científico y establecieron su ranquin, su escalafón particular. Fue muy grata sorpresa para mí, ver a un merenguero en la lista “Los cien músicos del siglo”, a un hijo de la isla La Española, de la República Dominicana, dignamente ubicado en esa élite de los mejores de la música popular a lo largo de cien años de creación: era Juan Luis Guerra. Nacido en Santo Domingo el 7 de junio de 1957; su padre fue un jugador profesional de baloncesto llamado Gilberto Guerra y su madre Olga Seijas.

El respetado contrabajista y musicólogo cubano Antonio Gómez Sotolongo lo reitera en su libro “Los cien músicos del siglo” (Cañabrava, 2000); es un texto circunscrito al ámbito de los maestros dominicanos del pentagrama. Sobre Juan Luis afirma: “Su obra está más allá de los éxitos temporales, su labor musical vive independientemente de los vaivenes de la moda y las manipulaciones mercantiles. Enclavada en el centro mismo de la cultura dominicana, en el corazón de la cultura del continente americano”.

Juan Luis Guerra tiene la estatura de su padre basquetero, 2.00 metros, y el oído de la familia materna: los Seijas. Comenzó a tocar guitarra a los 10 años, recibió las melodías de las viejas bachatas que cantaban sus tíos, las que escuchaba en las emisoras pioneras de Santo Domingo, las aprendió de las notas que salían de los bares con velloneras cantarinas.

Sus estudios primarios los realizó en el Colegio La Salle, luego estudió un año en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, en la capital quisqueyana, cursó el primer año de la carrera de Filosofía y Letras, pero pronto entendió que su universo creativo lo conformaban los sonidos, la armonía, el ritmo. Comenzó estudios en el Conservatorio Nacional de Música, y poco después se marchó a Boston con una beca modesta y limitada, para matricularse en el prestigioso Berklee College of Music en 1982; esa es la escuela de música más grande del mundo, fundada en 1945. Así se formó en armonía y orquestación, era un joven con una marcada influencia de Los Beatles, del rock sinfónico y la trova latinoamericana. Además, un intenso amante de la literatura latinoamericana, en especial de Julio Cortázar, Pablo Neruda, César Vallejo, Nicolás Guillén y Alejo Carpentier.

Al regresar a su patria, el joven Guerra Seijas actuó en los escenarios de Santo Domingo, como antes lo había hecho en “Casa de teatro”. Comenzó a cosechar admiración y aplausos por su estilo ecléctico, sus canciones poseían una lírica profunda y su puesta en escena era honesta y austera.

En 1984 nació su primer álbum, “Soplando”, obra donde logró reunir a los mejores músicos de su país junto al trío de cantantes conformado por Maridalia Hernández, Mariela Mercado y Roger Zayas-Balzán, los mismos con los que conformó su agrupación 4.40, en alusión a la sexta nota de la escala “La” con la que afina la orquesta sinfónica, su vibración perfecta, la que da el oboe. Esa  producción es una inteligente fusión de jazz, merengue pambiche y magistral vocalización al estilo del cuarteto neoyorquino The Manhattan Tranfers, con una polifonía vocal exquisita, rasgos sonoros del blue y el soul; sin abandonar la tradición de la cantata romántica del Caribe.

Ese año 84 contrajo matrimonio con la diseñadora Nora Vega, a quien conoció en Boston, cuando fue a entregarle una carta que le enviaba una amiga común desde Santo Domingo. Le impresionó la elegancia y belleza de esa rubia, alta y turgente. Nora ha sido su principal crítica, siempre tiene la primera opinión sobre sus obras y proyectos. Tienen dos hijos, Jean Gabriel quien es cineasta, ha realizado los vídeos de dos álbumes de su padre, uno de ellos “A son de Guerra” en 2010. Y Paulina, nacida 13 años después; aún es una adolescente, la menor del hogar, ella ha dicho a su padre que quiere estudiar en Berklee College of Music, seguir sus pasos. Esa niña según Nora, fue un milagro, llegó cuando la pareja pensaba que ya no tendrían más hijos. La tarde cuando Nora le comunicó a su esposo que estaba embarazada, este cayó de rodillas y realizó una oración de gratitud, luego lloraron abrazados por la dicha que llegaba a su hogar.

Al comienzo de su carrera, Juan Luis tuvo un bajo perfil, era un compositor y arreglista que no anhelaba gran figuración, solo quería hacer música. Con esa modestia característica, produjo su segundo álbum “Mudanza y acarreo”. El tercero fue “Mientras más lo pienso tu”.

En 1989 se produjo un boom continental con su álbum “Ojalá que llueva café”, sus canciones sonaron en todas las emisoras de América y comenzaron sus giras más extensas:

Ojalá que llueva café en el campo
que caiga un aguacero de yuca y té
del cielo una jarita de queso blanco
y al sur una montaña de berro y miel.
oh, oh, oh, ojalá que llueva café”

A finales de los años 80 recorrió en autobús varias ciudades de Venezuela, quería conocer al país que le daba tanto apoyo. Luego de actuar en Maracaibo, fue víctima junto a su orquesta de un accidente de tránsito, con el saldo lamentable de un percusionista fallecido, a quien compuso un merengue-bachata de despedida: “Ángel para una tambora”:

Nunca dejes de sonar mi tambora
archipiélago de toque escondido
eres trueno de una muerte sonora
muerte de madera y chivo”

Nunca antes el merengue tuvo un sitial tan alto en la música mundial, ni sus líricas habían sido consideradas parte de la trova hispana, Juan Luis fue el artífice de ese logro, heredero de la gran tradición merenguística de su nación mestiza, que según el cronista Wilson Inoa: “nació en 1854”. Influenciado por los pioneros: Francisco Damirón, Joseíto Mateo “El negrito del batey”, y el gran Jhonny Ventura; hasta llegar a la primavera de los años 80 con los merengueros Wilfrido Vargas, Hermanos Rosario, Milly Quezada, Luis Díaz, Fernando Villalona, Kinito Méndez y Sergio Vargas.

Pero la formación literaria y musical de Juan Luis Guerra fue más íntegra, determinante. Ese aprendizaje unido a su talento y creatividad, le dieron la superioridad artística y le propiciaron una mayor trascendencia. Además, Juan Luis ha sido investigador de las tradiciones tribales africanas de su isla, como los cantos y bailes de atabal, el baile practicado en todo el territorio dominicano, y por eso considerado “El baile nacional” según el etnomusicólogo, investigador Fradique Lizardo. Esa tradición se ejecuta con instrumentos musicales que reciben diversos nombres: palos o atabales, canutos, palitos, quijombos. Según la región que lo interprete, constituyen baterías de dos o tres instrumentos, que se tocan solos o pueden ser acompañados de panderos, guayo, maracas, coros y palmadas. Se asocia a las celebraciones del santoral dominicano, en cada lugar se hace una fiesta diferente.

Juan Luis utilizó los atabales o palos en su tema “Viene a pedir tu mano”, de 1990:


“Viene a pedir mi mano, viene
vamos a sonar unos palos
pa' que me quiera por siempre
Que su amor sea verdadero, oh”

En el año 1990 cultivó un género que tiene profundas raíces populares, la bachata. Es una variante del bolero-son que nació en la década del 50 en los caseríos más humildes de la nación insular. En los bares, las bachatas le cantaban al desaliento, al desamor, a la ilusión perdida. Era la lírica de los poetas entrópicos del cosmos dominicano. Juan Luis tomó sus sonoridades y su rítmica sincopada y les colocó poesía de esperanza, hizo odas al amor llenas de luz, cual serenatas. Al cantar bachatas él recordaba las jornadas familiares y los actos escolares, cuando conmovía a los adultos con sus interpretaciones, por ello lo llamaron “El niño prodigio de las veladas”. En esos años Juancito pedía a su padre un piano, el que nunca llegó, debió conformarse con la guitarra heredada de su hermano mayor. Los primeros acordes los aprendió a solas, sacando las canciones de Los Beatles.

El álbum “Bachata rosa” logró vender cinco millones de copias, ganó múltiples premios, llegó a los salones más exclusivos con su nueva bachata dominicana: la que otrora fuera llamada “El bolero campesino de Quisqueya”.

El vocablo tahino “areíto” que significa danza ritual, le dio nombre a su álbum de 1992, donde cultivó el merengue campesino de su tierra, llamado ripiao o perico, que se ejecuta con acordeón. El tema incluido en el álbum “El costo de la vida”, que generó una gran polémica, lo tildaron de protesta anticapitalista, y se activaron los periodistas más retrógrados para atacar al cantor dominicano.

Siguieron álbumes muy exitosos como “Fogaraté” de 1994, con el nombre de una planta típica dominicana que causa picor, vocablo utilizado para denotar gente encendida, y  mujeres sensuales. En 1998 publicó “No es lo mismo, ni es igual”; otro récord en ventas.

En 2004 la zozobra se apoderó de la vida del trovador quisqueyano y de su familia,  Juan Luis comenzó a padecer una extraña patología ocular, que amenazaba seriamente su carrera, su calidad de vida. Con ayuda científica calificada logró superar el serio problema en su ojo derecho. Agradecido, realizó un álbum dedicado a Dios que tituló “Para Ti”, incluyó 11 canciones cristianas. Una de ellas, el track 11, es la celebérrima “Canto de sanación”, un testimonio cantado:

En el nombre de Jesús recibo sanidad
he tocado el borde de su manto
sano estoy por su Espíritu Santo”

Cada domingo en la mañana, muy temprano, Juan Luis Guerra asiste al culto en su iglesia cristiana, él dirige la orquesta del templo, allí realiza jornadas de sanación, ofrendas y practica el diezmo. Después suele almorzar con toda la familia y algunos amigos para agradecer las bondades recibidas. Quizá por ese talante hogareño, no es partidario de largas giras, prefiere las giras breves, que le permitan estar más tiempo en su hogar, su centro creativo, donde su mujer Nora se asegura de que nadie lo perturbe.

Con las generosas regalías obtenidas por la venta de 22 millones de álbumes, Juan Luis inauguró una emisora en 1995, la llamó  Viva FM y un canal de televisión: Mango TV. Posee un moderno estudio de grabación y su hijo tiene una gran unidad de cine y video, con alta capacidad profesional y equipamiento de última generación.

Cada día le llegan invitaciones para realizar duetos con artistas importantes como Ivete Sangalo, la diva de Brasil; Diego Torres de Argentina, quien lo considera “una gran persona”. Con Luis Fonsi de Puerto Rico, Draco Rosa a quien apoyó en su lucha para  superar un cáncer. Con Romeo Santos el ídolo bachatero de multitudes. Con Juanes de Colombia, a quien le produjo su triunfal Concierto MTV acústico. Este talentoso guitarrista antioqueño lo considera “El quinto Beatle”.

Juan Luis ha realizado colaboraciones que hicieron historia, con Maná, Enrique Iglesias, Miguel Bosé, la reina del merengue Milly Quezada, con el poeta Rubén Blades; entre otros.

Han interpretado sus composiciones artistas del tenor de Luis Miguel, Enmanuel de México, Café Tacuba, Gilberto Santa Rosa, Nelly Furtado, Pasión Vega y la española Rosario Flores.

Ha recibido múltiples premios, incluyendo 15 Gramófonos Latinos, dos Grammy Awards y el galardón Lo Nuestro.

En 2012, impactó con su actuación en el Festival de Viña del Mar. En la Quinta Vergara puso a bailar a 20.000 chilenos y se llevó los máximos honores, interpretando “Son al rey”, “La guagua va en reversa” y sus bachatas clásicas.

Aunque Juan Luis Guerra Seijas ha grabado temas en tiempo de salsa, mambo, balada, bachata y son con éxito; el merengue es su blasón, es su estandarte rítmico ante el mundo. Desde esa forma musical que representa el alma sonora del pueblo dominicano, con su hondura sentimental, ha generado una gran revolución, una renovación del género, y ha establecido su liderazgo mundial dentro de la música urbana.

En 2009, recibió el Doctorado Honoris Causa del Berklee College of Music en reconocimiento a su obra. El egresado de los tempranos años 80, prometió volver a sus aulas a estudiar orquestación para big band.

Al igual que el personaje bíblico Job, que fue sometido a duras pruebas de vida, Juan ha superado la adversidad, la ha convertido en música y en palabra de alabanza, ha sido perseverante. Él, en oposición a su respetado apellido, es un auténtico instrumento de paz.

El maestro dominicano, con su impronta JLG, ha demostrado que la música puede ser un vehículo de elevación que lleve hasta Dios. Y puede propiciar la conexión con todas las formas de amor.

Twitter & Instagram: @leonmagnom

 

Caibo lanza en digital y por tiempo limitado su segundo disco “Poesía Criolla”

 

Con letras llenas de sentimientos, de vivencias propias y de terceros, y un sonido definitivamente vanguardista, Beethzart Acosta y Simón “Toto” Ruiz, el dueto Caibo, colocó en línea –por tiempo limitado- todos los temas de su segunda producción discográfica titulada “Poesía Criolla”, un trabajo de más de un año, en el cual según sus mismos creadores confiesan, se cuidó cada detalle para que sus seguidores escucharan lo más hermoso posible este sueño hecho realidad.

Beethzart y Toto se sienten parte de una pieza importante de la música en Latinoamérica, y se autodefinen como un pedacito de Maracaibo que palpita en un gran sonido y alegrías. Estos dos jóvenes soñadores son productores musicales, autores, directores, arreglistas y programadores de sus propios proyectos.  Su primer disco, “Tres son multitud” les sirvió para abrirse camino en el mercado venezolano, mexicano, estadounidense y centroamericano, obteniendo gran reconocimiento de fanáticos y críticos musicales, gracias  a la fusión de los sonidos afro-venezolanos con el pop, y la protagónica presencia del cuatro, instrumento nacional.

Para su segundo disco “Poesía Criolla” contaron con el apoyo de los ganadores del Grammy Latino Boris Milán y Edwin Andrade, en mezcla y masterizado, entre otros destacados músicos de la región. El primer sencillo “Bájate de esa nube”, se catapultó rápidamente antes de su lanzamiento oficial en los medios, gracias al apoyo de sus seguidores y fanáticos a través de las redes sociales, convirtiéndose en un excelente abreboca para el estreno del video, a cargo de Bolívar Producciones.

Esta producción cuenta con 12 temas, que se pasean por la parranda venezolana, baladas acompañadas sólo por el piano, calipsos, gaitas de tambora y sangueos, que se mueven entre la alegría fiestera y desenfadada, el romance y el despecho, aunque todas tienen en común esa lucecita de esperanza, y la promesa del disfrute de una producción sin ningún tipo de desperdicio, hecha con el corazón y en cumplimiento de lo que Beethzart y Toto han definido como misión de vida, con un profundo amor por Venezuela y sus formas musicales. Pura poesía criolla.

Descarga el disco “Poesía Criolla” ingresando en www.caibo.com.ve

Escucha aquí "La promesa"



Caibo - “Bájate de esa nube”

 

 

 

 

Gustavo Dudamel en Maracaibo

Twitter: @leonmagnom


Cuando estudié  solfeo en el Conservatorio “José Luis Paz”, a principios del decenio de los años ochenta, pensaba que la música sería mi oficio, mi único mundo laboral y creativo. Era un muchacho que entraba alucinado a un  mundo de sonidos perfectos bajo la égida del maestro Oscar Faccio (padre).  Nunca dudé de mi amor por la música, desde entonces la considero  la creación más importante del hombre, el único lenguaje que  comunica en un instante a toda la humanidad.

Sin embargo, nunca pensé que pudiera ver a un músico dirigiendo una orquesta constituida por 150 instrumentistas ejecutando obras de Gustav Mahler, de Beethoven y la obertura de 1812 de Tchaikovski en la Maracaibo cuna de la  gaita, de los vallenatos en autobuses  desbordados y de reguetoneros buscando “La Orquídea” en una plaza de  toros repleta de niñas histéricas. Y menos previsible aún, que lo realizara ante 12.000 espectadores, delirantes por la presencia del director de orquesta Gustavo Dudamel.

Ese  momento lo vivimos el 29 de enero  de 2010 en el estadio “Luis Aparicio”, viendo  hileras interminables de gente, bajo el sol severo de las 3 de la tarde, esperando entrar para colmar las tribunas del templo beisbolero. Gente de diversos  grupos etarios, con vestimentas variopintas,  unidos únicamente por el amor a la música, expresando  su apoyo  entusiasta a la Orquesta “Simón Bolívar”.

Ese estadio encierra el recuerdo de Alí Primera. Allí el gran cantor falconiano  realizó “La Canción Bolivariana” en 1983 con un éxito atronador, a pesar del sabotaje que pretendieron hacerle  grupos de poder y medios dominantes de la época. En esa ocasión nos visitaron cantores de toda América y de muchos rincones de Venezuela para actuar ante una gradería repleta de la gente que amaba  la música de Alí Rafael, que eran sus seguidores genuinos. Allí conocí a Lilia Vera, hermosa cantora, voz de Venezuela.

La jornada musical de ese 29 de enero 2010 que rememoro ahora, comenzó con la actuación de los adolescentes que conforman la agrupación Los Zagalines del Padre Vílchez. Al presentarlos al lado de Andreína Socorro, destacamos  su carácter de escuela de gaiteros del municipio de San Francisco, que funciona como un granero de talentos desde 1971, una creación del Padre  Vílchez 18 años después de su arribo a esa parroquia.

Luego entraron a escena los laureados integrantes del Quinto Criollo que  celebraban 35 años de trayectoria, con Amada Campbell a la cabeza, y quienes interpretaron danzas  zulianas y la gaita de Renato Aguirre "Aquel Zuliano", obra que recientemente cumplió 31 años de su publicación en el álbum “100 años de gaita”, en 1980.

La  gente abarrotó las gradas del “Luis Aparicio El Grande”,  entregando  ayudas para la nación hermana  Haití a la entrada. Esos donativos fueron  el principal leitmotiv del evento. Se recolectaron cerca de diez toneladas de alimentos y vituallas que fueron enviadas a Puerto Príncipe, la capital haitiana arrasada por el terremoto de 7.1 grados de intensidad, el 12 de enero de ese año.

Llamamos al escenario al consejero de la Embajada de Haití en Venezuela, el señor Lesley David, quien con palabras  sencillas y en tono sereno agradeció la solidaridad y generosidad  de los marabinos.

Luego  comenzó su actuación Vocal Song, ganadores de un disco de platino. Los recibió el público con una gran ovación. Ellos se pasearon por temas éxitos de sus tres álbumes, todos ejecutados sin acompañamiento instrumental, sin pista, sólo con sus voces y talentos infinitos. La antesala zuliana la cerró Huáscar Barradas con su grupo Maracaibo. Simultáneamente, entraron los Servidores Marianos con la réplica de la Virgen de Chiquinquirá, mientras los asistentes entonaban su himno  "Gloria a ti casta Señora”. Minutos después, las notas de la canción “Venezuela”, llenaron el cielo zuliano y así todo quedó preparado para la entrada en escena del genio Dudamel.

Comenzaron a sentarse ante su atril los jóvenes músicos de la sección de cuerdas, luego los de  viento-madera, más tarde entró la sección de  viento-metal y finalmente la percusión; todos ataviados con la chaqueta de nuestro tricolor patrio. En las gradas los maracuchos eufóricos realizaban la ola, cual juego del día de La Chinita. Fue una noche de luna llena en la ciudad lacustre, donde la euforia explotó cuando se produjo la entrada del director de la Orquesta Juvenil de Venezuela: Gustavo Adolfo Dudamel,  joven barquisimetano que había cumplido  29 años de edad tres días antes, el director titular de la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles, que ha dirigido en las principales capitales de Europa y ha recibido los más prestigiosos galardones como batuta consagrado, catalogado como “el hombre que rejuvenece la música clásica”.

El concierto duró cerca de 90 minutos y culminó con el mosaico de mambos de Pérez Prado con coreografía de los músicos incluida. La ovación se convirtió en el coro de "otra... otra", y el joven maestro marcó el compás de 3 por 4 para dar inicio al “Alma Llanera”, para el cierre memorable.

Fuimos testigos de un gran gesto de solidaridad con una nación hermana en crisis, de una imponente exhibición de talento musical en una ciudad que hemos soñado muchas veces, afecta al hecho artístico trascendente, digna capital del arte. Ojalá los políticos que dirigen circunstancialmente el Zulia, aprendan que somos mucho más que un rebaño que delira por el vallenato y el reguetón, que definitivamente impulsen nuestras formas musicales en las escuelas, en los grandes eventos  y medios de comunicación.

Ojalá estas autoridades dejen atrás la falsa cultura de “La Orquídea de Venevisión”  suspendan los escandalosos patrocinios para ese espectáculo insustancial, un vodevil provinciano y burlesco, que como ciudad nos hace risibles y vacuos ante el mundo.

 

 

Ricardo Cepeda, un corazón valeroso para cantar por @leonmagnom

“La música ha de ser un
instrumento para el desarrollo del hombre,
y no una estética intrascendente”.
José Antonio Abreu (Valera, 1939)


Pocos seres tuvieron el privilegio de tener como maestro en su aula a Ricardo Aguirre, el cantor gaitero formado para la docencia en el Rubio del Táchira. El único individuo que la historia del Zulia ha registrado como alumno de Aguirre, en la Escuela  Panamericana,  y como fiel aprendiz de su canto, es Ricardo Cepeda. La vida le dio esa regalía, la oportunidad de ver en un salón de clases a ese vocalista gigante, que a la vez, era un maestro cálido,  humanista pedagogo.

Con nombre de origen germánico: Ricardo, que designa a un rey valiente, se ha paseado por los escenarios de Venezuela e Hispanoamérica, como dueño de una voz privilegiada, de gran brillo y excelsa melodía.

El 8 de noviembre de 1952 nació como el primer hijo de José Cepeda, un gaitero oriundo de Punta Iguana, en la Costa Oriental del Lago. Su madre, María Chiquinquirá Olivares, una piadosa devota de la Virgen, marcada con su nombre, de profunda tradición musical. Lo bautizaron en la barriada Santa Lucía como Ricardo José.

Exactamente el día que Ricardo celebraba su cumpleaños 17, se produjo el fatal accidente que segó la vida de Ricardo Aguirre. Su maestro moría en una calle de Veritas a los 30 años de edad, en pleno cenit de su carrera musical.  Ese día aciago se produjo un cambio, un gran viraje: se iba Ricardo José Aguirre y dejaba en su lugar a Ricardo José Cepeda. Fue como una carrera de relevos, donde el maestro pasó el testigo a su mejor alumno, su tocayo dos veces. Tenían cierto parecido físico, ambos de tez morena, usaban lentes de pasta, cabello ralo y crespo, con timbres vocales muy semejantes: sólo  diferenciados en los registros graves que poseía Aguirre González, que eran extraordinarios.

Ricardo José Cepeda Olivares comenzó a gaitear con grupos aficionados: Los Tauros, Ciclones, Armonía Gaitera. En 1969 debutó en la gaita profesional con Los Tucusones de Ana Stael Duque. Allí lo vio Douglas Soto, el gran mecenas y promotor, y lo llevó a las filas de Cardenales del Éxito al año siguiente, donde permaneció hasta 1979. Eso constituyó la primera etapa en la célebre agrupación, con ellos grabó temas que se han convertido en clásicos inmortales: “Aleluya” (1971), “Sentir zuliano” (1972), “La piragua” (1973), “Mi ruego” (1974), “El bambuco” (1975), “Alguien canta” (1977), “Celestina aurora” (1979) y “Viejo ilustre” (1979).

“Un bambuco y una serenata
le dieron vida a un amor
un mozuelo cantaba a una flor
que más tarde sería mi madre
le cantaba mi futuro padre
lleno de inmenso fervor”
(Renato Aguirre, 1975)

En esa temporada de 1975,  Ricardo resultó ganador con la composición “Sabor añejo” de Astolfo Romero del primer lugar en el Festival de Gaitas “Virgilio Carruyo”:

“Los alegres albores
del diciembre sin igual
los venimos a evocar
como en tiempos anteriores
cuando los gaiteros viejos
parranderos de excelencia
nos cantaban con esencia
gaitas de sabor añejo”
(Astolfo Romero, 1975)

Cardenales del Éxito era una agrupación muy completa, donde desplegaban su talento Astolfo Romero, Pedro Rossell, Ricardo Portillo, Ender Fuenmayor, Daniel Alvarado. Ricardo Cepeda representaba el cantar solemne, la devoción a la Virgen Morena.

En 1980 se produce el deslinde de los Cardenales del Éxito de Pedro Suárez y nace la Universidad de la Gaita. Cepeda integra esa divisa y coloca temas en la cartelera nacional de éxitos: “Que viva la democracia”, “Cita con Ricardo” y  “Aquel Zuliano” del álbum titulado “100 años de gaita”:

“Fresca está la madrugada
y en la aurora maracucha
una inmensa voz se escucha
es el bardo que en parrandas
cantando sus gaitas anda
deleitando a quien lo escucha”
(Renato Aguirre, 1980)

Con el impacto generado por “Aquel zuliano” se consolidó la dupla artística  Aguirre-Cepeda, dueto creativo de alta factura. Renato como cuatrista y compositor, ocupa un sitial de honor en su ateneo de compositores más queridos. Volvieron a coincidir como binomio exitoso en Cardenales del Éxito reagrupado, cuando Chichilo Urribarrí adquirió el conjunto, en 1986. En esta segunda etapa con la divisa roja, logra éxitos nacionales como “Ceuta”, “Mis promesas”, “Como un extraño”, “Mi hermano”, éste último de su autoría, una gaita agradecimiento de Ricardo Aguirre a su hermano compositor:

"Mi hermano cómo estáis
con el permiso de Dios
vengo a agradecerte a vos
las gaitas que me cantáis.
De parte de mi Chinata
traigo mensaje de luz
de su bella excelsitud
en mi vida espiritual”
(Ricardo Cepeda, 1990)

Cardenales del Éxito - Mi hermano (En Vivo en Sábado Gaitero)

En 1989 participó en la fundación del conjunto VHG, divisa que tomó el nombre de la canción de Conny Méndez: “Venezuela habla cantando”, por una sugerencia  de Jesús Terán Chavín. Con el VHG grabó “La historia de la grey”, “Mi vida es cantar”. Allí de nuevo compartió la escena con Renato Alonso, Chavín, Ender Fuenmayor, y se anexaron los jóvenes talentos: Ozías Acosta y  Jaime Indriago.

En paralelo a su militancia con las agrupaciones gaiteras, Ricardo ha sido un “Fláneur”, es decir un incansable viajero. Ha cantado en muchas ciudades de América del Sur, España, Estados Unidos y el Caribe. No sólo ha destacado interpretando  gaitas, también cantando valses, danzas y boleros. El maestro Luis María Frómeta  le propuso ser bolerista de su orquesta Billo´s Caracas Boys, y no quiso irse a vivir en Caracas. En una demostración de gratitud y admiración al maestro dominicano, grabó el tema homenaje “Al cantor de Caracas” con La Universidad de la Gaita.

“Escuche mi amigo, mi gaita zuliana
alegre se ufana, poderle cantar
escuche maestro, cantor de Caracas
su musa me atrapa y la quiero obsequiar”
(Renato Aguirre, 1982)

Su vocación de cantor de décimas y coplas lo impulsó a grabar la colección “Zulianizando” con el conjunto “Los Marabinos”, propuesta que tuvo una gran aceptación entre sus seguidores. Eso está muy bien reflejado en el libro biográfico escrito por el doctor William Briceño, obra que ha recibido los mejores comentarios y ha tenido una gran difusión.

En 1990 regresó a cumplir una tercera etapa en Cardenales del Éxito, bajo la égida de Ricardo Portillo. En esta tercera etapa impuso los temas “Mi ranchito” (1993) y “Madre es madre” (1994), premiadas por unanimidad como “gaitas del año”. Entre lauros y aplausos vivió intensamente ese tercer ciclo cardenalero.

En 1998 fundó su agrupación Los Colosales, utilizando en plural el calificativo que le colocó en su programa radial el doctor Octavio Urdaneta: “El Colosal”.  Con su agrupación florecieron éxitos como “El vendedor de flores” (1998) y “De la vida real” (2000), y los temas del falconiano Elías Hernández “El barrio de mis andanzas” (1999) y “El cofre” (2001). Ha conseguido premios con las  gaitas “Campechano”, “Cántame” y “Como pompas de jabón”. Los Colosales de Ricardo Cepeda es una marca consolidada en el mercado musical Venezolano, su agenda de presentaciones y su demanda discográfica está garantizada, sustentada por la sólida imagen de Ricardo Cepeda,  la máxima figura  gaitera de la actualidad.

“El barrio de mis andanzas
donde viví a plenitud
donde transcurrió mi infancia
mi niñez, mi juventud
con inquietud y embriagado de añoranzas
regreso con la esperanza
de pasar mi senectud”
(Elías Hernández, 1999)

Ese sitial como artista popular lo ha ratificado su actuación en el magno concierto de los 30 años de Serenata Guayanesa en el Teatro “Teresa Carreño”, donde fue invitado de honor junto a Neguito Borjas; las producciones que ha realizado con Huáscar Barradas, los conciertos con la Orquesta Típica del Estado Zulia y con la agrupación mariana Los Chiquinquireños, conjunto que realiza música folclórica para transformar al hombre, su espiritualidad, y no como una propuesta armónica intrascendente; como nos enseñó el maestro Abreu.

Al igual que su mentor Ricardo Aguirre, a Cepeda la radio le tocó su alma, la ha hecho con gran solvencia, en distintas emisoras por casi dos décadas.

Su talante de líder, lo llevó a incursionar en la política sin acierto. Compitió por un curul como concejal del municipio Maracaibo, lo apoyaron las fuerzas progresistas, pero sufrió una aplastante derrota de las viejas huestes adecas. Pareciera que la ciudad le hubiese dicho: “Eres mi hijo predilecto en la gaita, más no te quiero en los potreros de la política”.

En el año 2010 se le agudizó una dolencia en los huesos de la cadera, que lo venía molestando desde hacía algún tiempo, producto de una artrosis. Por ello, fue sometido a dos intervenciones quirúrgicas de las que salió bien librado. Después de realizar con rigurosidad la rutina de terapias, enfrentó su temporada más productiva como empresario independiente; la del año 2011.

Ricardo Cepeda Olivares comparte sus días con su tercera esposa Ángela Bozo, con sus siete hijos: Ricardo, Luis, Argenis, Nazarely, Daniela, Gerardo y Ricardo José. Está rodeado de sus compañeros del conjunto de arpa Los Marabinos, con quienes interpreta danzas y bambucos, siguiendo los pasos del gran payador de Isla de Toas: Víctor Alvarado. Sus días son plácidos junto a los integrantes de Los Colosales. La legión de venezolanos que le seguimos, coincidimos en que él es el mejor alumno del Monumental Aguirre, que ha superado su comprobación a través de los años, con notas sobresalientes.

Como él mismo lo compuso:

“Tengo la musa en bajada
mi alegría es un portento
y al cantar gaita presiento
que mi alma está emocionada”
(Ricardo Cepeda, 1974)

Tenemos un coloso de nuestro canto, con cinco décadas de carrera y sus musas siguen encendidas. Su voz está en las ensenadas y escenarios de nuestra patria, es un Ricardo, como el rey de corazón valiente, que ha sido confaloniero del mayor legado aguirreño. Él es voz identitaria y alma de nuestra eterna serenata a la ciudad.

Twitter: @leonmagnom
Correo electrónico: Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla


 

Astolfo Romero, redivivo este 20 de mayo. Crónica por @leonmagnom

“Me celebro y me canto a mí mismo,
y  lo que yo diga ahora de mí, lo digo de ti,
porque  lo que yo tengo lo tienes tú
y cada átomo de mi cuerpo es tuyo también”
Walt Whitman. (Estados Unidos, 1819-1892)

La primera vez que vi a Astolfo Romero estaba bajándose de su auto, un Renault 12 de un color amarillo jaldado. Descendió de su carrito francés en el barrio 18 de octubre donde vivió muchos años,  cuna de importantes gaiteros, sector  que irónicamente fundaron en 1946 para rememorar el golpe contra el General  Isaías Medina  Angarita.  El hombre que vi esa mañana  tenía la tez clara, era bajo de estatura, con abundante cabello castaño, bigote y lentes bifocales, se desplazaba muy jovial por la acera de la escuela “Monseñor Granadillo”. Lo miraba casi con idolatría al igual que mis compañeros del grupo  gaitero de la Cruz Roja del Zulia que me acompañaban, era para nosotros un astro de la galaxia musical criolla, el líder carismático del género pascuero. Para ese noviembre de 1975, él  sólo tenía 25 años de edad y ya militaba en sus queridos Cardenales del Éxito, su divisa hogar, su marca y blasón, su  maternal  morada en la gaita.

Astolfo Romero nació el 8 de febrero del año 1950, año cósmico del tigre, signo que lo marcó como un ser apasionado, con dotes de líder y de innovador, artista envarado.

Tributó su homenaje a la calle Jugo del barrio El Empedrao donde nació y vivió su niñez, siendo el  primogénito de Rafael Romero y Cira Elena Chacín. Luego se trasladó a casa de su abuela  Mamá Carmen y su tía Laudelina, en  la calle Soledad, ubicada entre la Bomba Múnich y  los Cepillaos de Jesús Ríos. En esa casa  aprendió a colaborar con el negocio familiar de  venta de empanadas y mandocas, en las madrugadas solía acompañar a su tía a comprar el maíz en la molienda de don José, situada entre las calles Colón y Soledad. Ese ritual lo retrató en su tema “La Molienda” grabado por Maragaita en la voz de Luis Germán Briceño (2000).

Su vivencia de adolescente en esa casa de la familia Romero la plasmó en su  gaita del año 1989, que cantó  con Cardenales del Éxito, “En la calle Soledad”:

“Seis raya cuarenta y dos
el número de la casa
que al abrir la puerta pasa
de primero papá-Dios.
Ese era el lema sincero
de aquellas trabajadoras
las dos viejas forjadoras
de la familia Romero”

Desde niño Astolfo Romero sintió admiración por los bomberos que veía  desayunar en el negocio casero de su abuela, llegaban al amanecer  con sus uniformes azules de ribetes rojos y dorados a comer empanadas con el “cuáquer tempranero”.  La fascinación que sentía por los uniformes y su aura castrense, lo llevó a trasladarse a Mérida para hacerse bombero profesional. En esa capital andina estuvo actuando con varios grupos de gaitas.

Regresó a Maracaibo a finales del decenio de los 60 y se integró a las filas del Conjunto Santanita, con ellos pega en las emisoras zulianas  “La otra tamborilera”. En el Conjunto Santanita compartió escenarios con los estelares Cheo Beceira, Danelo Badell y  Gladys Vera.

Pasó a las filas de Cardenales del Éxito en la década de los 70, donde permaneció hasta el año 1979, logrando pegar  en la radio venezolana  sus temas: “Guarapachando”, “El Fogón”, “Gabinete del Diablo”, “El Vapor”, “Chucurruley”, “Bahía de Cata”. Realizó composiciones para otros solistas que recibieron el máximo galardón de la época, el Festival Nacional de Gaitas “Virgilio Carruyo”: “Mi Orgullo” que interpretó Gladys Vera con Santanita (1975) y “Sabor Añejo” que cantó Ricardo Cepeda con Cardenales del Éxito (1976).

En el año 1980 Astolfo transitaba sus  30 años de vida, la edad que tenía Ricardo Aguirre al momento de morir en 1969, ese año pasó a La Universidad de la Gaita, acción tomada en solidaridad con sus compañeros de Cardenales del Éxito, que rechazaban la forma de dirigir de Pedro Suárez. Con La Universidad de la Gaita graba los éxitos “Mi Cacharro y yo”, “El Marciano”,  “Dos Fronteras”,  una de las últimas composiciones del poeta  Luis Ferrer (1981).

En 1983 toma el timón de Gaiteros de Pillopo y les da un nombre nacional. Al lado de Daniel Méndez, Argenis Carruyo y Danelo Badell colocan gaitas en los primeros pupitres de la popularidad: “La piñata”, “La Taguara de Bartolo”, “El Barbero”, “El Mercado de los Buchones”, “Morrocoy”.  Obtuvo  el primer lugar del Festival “Una Gaita para el Zulia” de Industrias Pampero en 1984, dirigido por Miguel Delgado Estévez. Se hizo de un gran prestigio nacional y una sólida imagen de director de agrupación bien intuido, exitoso, con la doble valía de ser cantautor.

Su compadre “Chichilo” Urribarrí lo nombró director de Cardenales del Éxito en 1986, cuando compró esa marca musical a Pedro Suárez quien padecía de serios quebrantos de salud, y reagrupa a los solistas estelares de  la década de los 70, los mismos que le dieron renombre nacional a la agrupación fundada por “El Monumental” Aguirre.  Allí compone los  temas “El Burro”, “Entre Palos y Alegrías”, “La Gallera”, “Diciembre”, “La Florecita”, “La Cardenalera”, en este último tema, su verbo encarnado plasma  su amor por la divisa cardenal:

“Muchos fueron los autores
propulsores del folclor
de calidad superior
porque fueron los mejores
mil gracias a esos señores
que ayudaron cada año
a escalar cada peldaño
de veinticinco primores.
La Cardenalera es
la que nos hacía falta
porque se siente la gaita
como la de otrora fue.
Época feliz también
que albergó en los corazones
las más gratas emociones
que evocar nos da placer”

Al comienzo de la década de los 90, Astolfo se plantea la necesidad de crear su propia agrupación y sale de los Cardenales en 1991 luego de grabar “Puro Corazón”. En el año 1992 crea La Parranda Gaitera, con sus compañeros Daniel Méndez, Pedro “Cantaclaro” Villalobos, Rafael Sánchez, Miguel Parra, Nano Silva, Humberto Bracho y logran impactar en el ambiente gaitero con impresionante sonido que amalgama la gaita tradicional con armonías de vanguardia.  Se consolidan con  las gaitas: “Cosa tan buena”, “Aplausos”, “El Bodegón”, “Viajando por Venezuela” y realizan una producción antológica en homenaje al folclor gaitero, donde graban los temas que Astolfo consideraba los más trascendentes en la historia del género.

Después de la grata experiencia con La Parranda Gaitera, recorrió las filas de Maragaita (donde se destacó como director musical), Los Colosales de Ricardo Cepeda, Koquimba y el Gran Coquivacoa, agrupación de la que fue coprotagonista con Neguito Borjas,  pegando el tema “Alegrando corazones” en todo el país.

En paralelo a su actividad como solista compositor, Astolfo fue animador exitoso en radio, actor en NCTV, canal fundado en 1987 por Monseñor Ocando Yamarte.  Allí realizó el programa humorístico  “A la Jaiba” junto a Simón García, Carlos Sánchez y Ricardo Portillo, que gozó de alto rating.

Astolfo siempre tuvo una actitud creativa intensa, con reposos que solía tomar en Isla de Toas, frente al lago que su padre Rafael “El Marino” lo enseñó a amar.  En una entrevista en Radio Calendario 1020, él me contó  que solía leer poemas y su autor preferido era Walt Whitman y su poema “Canto a mí mismo”, que sirve de epígrafe de esta crónica.

Con apenas 50 años de edad, Astolfo murió víctima de un síncope cardíaco el 20 de mayo de año 2000. Su despedida fue una multitudinaria manifestación de cariño del colectivo zuliano. Será recordado su cortejo fúnebre como uno de los más concurridos.  Sus restos reposan en el viejo cementerio Corazón de Jesús, con su  emblemático dintel lacerado,  mostrando la palabra latina “Pax” en lo alto.

Sus gaitas están vigentes en las escuelas, en las barriadas, en las calles de Veritas, en las radas de Toas. Su estirpe de líder en la gaita tiene el reconocimiento nacional, y su espíritu de bardo ahora habita en todas partes.

A  63 años de su llegada a este mundo, y a 13 años de su pronta partida, recordemos a “El Parroquiano”, sembremos su canto en nuestra memoria, esa es la única manera de mantener vivo su talento, su magia de creador zuliano. Cada 8 de febrero Astolfo celebrará su nacimiento unido al del genio de Nantes: Julio Verne, dos emblemáticos acuarianos. Cada 20 de mayo lo sembraremos.

Que repiquen las campanas por “El Parroquiano”, redivivo en este tiempo de amor y  cambios en su ciudad catedralicia. Su obra es  fuente sonora que no cesa.

Twitter: @leonmagnom
Correo: Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

 


Página 27 de 47
Banner
Banner
Banner
Banner