Escrito por Administrator  

 

GERMAN AVILA

Cantante

Conjuntos: Cardenales del Éxito / Rincón Morales / Saladillo / Otros

Temas: La botellita / Gaita entre ruinas / Plaza Baralt / Otros

 

BIOGRAFIA

Conocido como “El látigo de la gaita”, Germán Guillermo Ávila Sandoval nació en el sector Santa Lucía, el 12 de enero de 1946. Hijo de Flor Sandoval de Ávila y Ángel René Ávila, cursó sus estudios iniciales en el colegio “Idelfonso Vásquez” y la secundaria en el liceo “Udón Pérez”. Además de ser uno de los más destacados solistas gaiteros de la historia, es oficinista.

Con menos de veinte años de edad, se inicia en la gaita en 1962, con la agrupación Estrellas del Momento. En 1964 se produce su llegada a Cardenales del Éxito, agrupación con la cual popularizó inolvidables duetos junto al Monumental Ricardo Aguirre. Como solista gaitero de Cardenales del Éxito, entre 1963 y 1969, logró imponer “La Botellita” y “Trigueña Hermosa”.

En 1971, separado ya de Cardenales del Éxito, se integra a Saladillo de RQ, con la cual se escucharon en su voz “Gaita entre ruinas”, “Frente a frente”, “Mi llano”, “Plaza Baralt”, “Gaita Gaita”. En 1989, con VHG fue exitosa “La voz de la gaita”, de William Atencio. También ha formado parte de las agrupaciones Rincón Morales, en las temporadas 1981, 1983 y 1987; Universidad de la Gaita, donde se iniciara su hijo Germán Ávila Jr.; La Gran Montonera, en 1990; Gaiteros del Empedrao en 1991; de nuevo en VHG en la temporada 1995; en Cardenales del Éxito, en 1996; con los Tropicales del Éxito en 1998 y Estrellas del 2000, en el año 1999. Fue presidente del Instituto Municipal de la Gaita “Ricardo Aguirre” en el año 1993.

Su potente voz, gracias a la cual se ha ganado el calificativo de “El látigo de la gaita”, ha popularizado temas como “Imploración”, “La esquina del recuerdo”, “Gloriosa Chinita”, “El cofre”, “Palomita negra”, “Nació un saladillero”, “Las lecciones de Bolívar”, “Nostalgia de un zuliano”, “Las tiendas de mi barrio”, “Amor a mi Chinita”, “Reencuentro”, “El creyente”, “El pozón”, “La avispa”, “Dámele otra vez”, “Zapateándola”, “Parranda y son”, "La esquina del recuerdo", "Se muere un zuliano", "mi danza", "Ana María y El Negro", "La ley seca" y el Popurrí 1 con Rincón Morales, en 1983.

En el 2001 se incorporó a las filas de Los Colosales de Ricardo Cepeda, y se le considera uno de los pocos pioneros de la gaita que aún graba en producciones discográficas propias del género. Ha conformado su propia agrupación, haciendo uso de su mote, bautizándola como Los Parranderos del Látigo.